¿Qué pasó en la Emisora Cultural?

Escrito por el 10/03/2020

La emisora pública más importante de Bucaramanga fue rescatada del olvido y el atraso tecnológico gracias al proyecto de modernización liderado por el Instituto de Cultura y Turismo, IMCT. 

Por: Javier Florez Ochoa, coordinador de contenidos de La Cultural Bucaramanga.

La Emisora Cultural Luis Carlos Galán Sarmiento es una radio de interés público territorial perteneciente al Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, con 27 años de existencia, y considerada un patrimonio radiofónico de los habitantes de la capital santandereana por su aporte a la difusión y promoción de las manifestaciones culturales y el talento musical regional.

Generaciones completas de bumangueses, sobre todo estudiantes de comunicación social, periodismo y carreras afines, han tenido en algún momento de su vida relación con la Emisora, que siempre tuvo sus estudios de emisión y grabación en un edificio contiguo a la Biblioteca Pública Gabriel Turbay que, por cierto, tenía muchas dificultades de acceso para la ciudadanía, ni que decir de la población con discapacidad, y que con el paso de los años se convirtió en un lugar oscuro y viejo que muy pocos visitaban.

La evolución de los medios de comunicación, y en este caso particular de la radio pública, pero sobre todo la falta de atención y gestión de las instituciones responsables, hizo que la Emisora Cultural de Bucaramanga entrara en un rezago de contenidos, estilo y herramientas para su operación, que la llevaron al borde de su extinción. Tan grave fue la situación, que en julio del 2016 la emisora estuvo fuera del aire durante casi dos semanas por la falla en un equipo de transmisión, pero muy pocos lo notaron, porque así como fue desapareciendo del imaginario colectivo, su audiencia se fue perdiendo.

A finales del 2017, bajo el liderazgo de Néstor Rueda Gómez, historiador, con doctorado en ordenación y gestión del territorio y amplia experiencia docente, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, inició un proyecto para fortalecer la Emisora Cultural, modernizarla en sus contenidos, hacerla más atractiva a nuevos públicos, ponerla a tono con las nuevas tecnologías y sobre todo devolver ese sentido de pertenencia en cada ciudadano con la radio pública, haciéndola participativa, diversa, proactiva en la construcción de ciudadanía, sin descuidar su objetivo de promoción y difusión del arte y la cultura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo primero fue una revisión y reestructuración de la parrilla de programación, que estaba conformada en su mayoría por programas realizados por productores externos, que en algunos casos utilizaban sus espacios para la promoción de eventos particulares, con muy poco control de calidad. Se diseñó e instauró un Manual de Estilo que le diera identidad a todos los programas, se organizó una estructura de funcionamiento con profesionales encargados de la producción radial y la coordinación musical, se organizaron franjas y se abrieron nuevos espacios de contenido con enfoques periodísticos, de actualidad, análisis, participación ciudadana y de servicio, con una característica esencial, la independencia editorial.

Entendiendo la cultura como el conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc, como lo define la RAE, se iniciaron nuevos programas de radio hablada con contenidos que aportaran al desarrollo crítico intelectual de sus oyentes, magazines culturales y otros formatos en franjas definidas para fidelizar diversas audiencias.

Pero también se mantuvieron y reforzaron programas emblemáticos especializados en géneros musicales tradicionales y clásicos, como la música andina colombiana, tropical, de cámara o músicas del mundo, que aún tienen importante espacio en la programación diaria pero que ahora comparten con otras manifestaciones musicales, que también tienen público en la ciudad, como el rock, la carranguera, el bolero, la ranchera, el tango e incluso las tecnocumbias, hoy tan escuchadas y bailadas en sectores populares de Bucaramanga.

La diversidad de nuestra sociedad se refleja hoy en la parrilla de programación de La Cultural 100.7 FM, que tiene más de 60 por ciento de su programación de contenido musical, pero ahora también aporta al desarrollo de la ciudad desde una perspectiva más amplia.

Durante los últimos tres años la Emisora se ha abierto más a la ciudadanía, se ha ratificado como la plataforma de promoción del talento musical emergente en la ciudad con sus Conciertos Acústicos y su constante disposición de recibir a niños y jóvenes para que se acerquen a los medios de comunicación públicos y participen de la construcción de sus contenidos.

El proyecto de fortalecimiento de la Emisora Cultural Luis Carlos Galán Sarmiento contempla, además, la actualización tecnológica de toda su infraestructura con un objetivo muy claro, mejorar cada vez más su servicio, con altos estándares de calidad, como debe ser lo público, y por eso aprovechando el proceso de modernización de la Biblioteca Pública Gabriel Turbay, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo hizo las inversiones necesarias para tener nuevos estudios de emisión y grabación, que ahora están ubicados en el quinto piso de la biblioteca, abiertos al público.

La Emisora Cultural, la radio pública de los bumangueses, tiene hoy en día el mejor estudio de emisión de la ciudad, según lo han manifestado conocedores del tema que lo han visitado. El reto en la nueva gestión del IMCT será modernizar el viejo transmisor y la infraestructura de radiodifusión, casi obsoleta, ubicada en los cerros occidentales de la ciudad, una inversión que garantizará larga vida a la estación radial.

También será un gran objetivo salvaguardar su valiosa fonoteca, tomada por el desorden, pero que ahora está en proceso de organización y clasificación, además de mantener un archivo útil, que nunca se tuvo en cuenta, por lo que hoy en día es casi nula la memoria histórica de la programación y los aportes de intelectuales y gestores culturales y personalidades que hicieron posible el primer cuarto de siglo de la Emisora.

 

 

 

 

 

 

 

La Cultural 100.7 FM está cada vez más sintonizada con la ciudad, con sus oyentes, no solo a través de su señal convencional sino de manera cada vez más práctica en plataformas virtuales, con señal streaming de audio y video, una aplicación para dispositivos móviles e interacción con la audiencia en las redes sociales más populares y la página web. Tenemos una radio cultural actualizada, lista para enfrentar los retos de las nuevas tecnologías.

Organizacionalmente también hubo notables cambios en la Emisora, hoy funciona con flujos de trabajo profesional, organizados, con equipo de producción haciendo permanente control de calidad de los productos, generando contenidos propios, haciendo gestión y relacionamiento con otras radios públicas, gremios y diferentes grupos sociales.

También ha mejorado una de sus funciones primordiales, ser el canal de difusión de los distintos programas misionales del Instituto, su oferta cultural y de formación, y en general la gestión de apoyo al arte y la cultura de Bucaramanga.

Los bumangueses pueden sentirse hoy más orgullosos de su Emisora Cultural, que se modernizó, que ofrece contenidos para todos, que sigue siendo un bastión del arte, la literatura y el talento musical regional, que ahora es mucho más pluralista, un punto de encuentro para entender la realidad de la ciudad, para analizarla o debatirla, una radio en la que todos podemos aportar.

En estas épocas en las que los medios de comunicación privados se mueven bajo la influencia de tantos intereses, que ofrecen contenidos solo pensando en su rating y las ventas de publicidad, es necesario que los ciudadanos se involucren  de manera más directa en la construcción de una mejor ciudad a través de la radio pública.

Impactos: 83


La Cultural 100.7 FM

Audio en vivo

Video en vivo

Background